Mi madre vino de Mariúpol

Fiction
Wodin - cover
Sie kam aus Mariupol
Natascha Wodin
Rowohlt
368pp
US Jury Pick
Premio de la Feria del Libro de Leipzig de 2017

He aquí una extraordinaria investigación sobre la suerte que corrió una familia obligada a abandonar la Ucrania dominada por los nazis.

«¡Si supieras todo lo que he visto!» La madre de Natascha Wodin nunca dejó de repetir esta frase. Cuando falleció, su hija Natascha tenía solo diez años, una edad, pues, demasiado joven para saber lo que su madre había vivido en la guerra. Años más tarde, la hija emprende la tarea de averiguar lo que le había pasado a la madre. Lo único que sabe previamente es que sus padres se vieron obligados a abandonar la ciudad ucraniana de Mariúpol tras ser elegidos para un programa de trabajos forzados de 1943. La joven Natascha, nacida en 1945, creció en un campo para personas desplazadas.

Con este escaso bagaje, Wodin parte en búsqueda de las piezas que completen el pasado de su familia. El resultado son estas bellas páginas en prosa que tan buena acogida han recibido, dando pie a comparaciones con el enfoque de W.G. Sebald. Al igual que Sebald, en efecto, Wodin pretende reivindicar las historias personales de quienes no pueden ya hablar por sí mismos. La autora no solo va en búsqueda de la historia de su propia familia, sino que también es consciente de estar entrando en tierra incógnita, pues el atolladero en que se vieron los trabajadores forzosos y las personas desplazadas sigue siendo aún un tema raro en la bibliografía de la Segunda Guerra Mundial y sus atrocidades.

El lector acompaña a Wodin en su búsqueda de indicios del pasado, lo que la llevará a contactar con Constantin, que organiza un grupo de ucranianos de origen griego, y a descubrir los diarios de su tía Lidia, encarcelada por oponerse a Stalin. Rescatará así del olvido certificados y fotografías familiares, parientes desconocidos hasta la fecha y peripecias personales olvidadas, y pensará también en Mariúpol, un sitio al que nunca ha ido y del que cada vez se oye hablar más según se prolonga el conflicto en Ucrania. En las últimas páginas, la madre de Wodin ha dejado de ser una desconocida: la autora casi no llegó a conocerla, pero ahora es una personalidad de pleno derecho.

"La mujer que vino de Mariúpol" ha recibido alabanzas por su contribución para llenar un hueco en el panorama literario. El homenaje personal de Wodin a su madre y su historia es todo un monumento poético que conmemora a los miles de europeos orientales obligados a dejar su hogar y trabajar en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, y es a la vez una emocionante evocación de las penalidades de las personas desplazadas de todos los tiempos.

  • Solo a través de relatos transmitidos por personas concretas (...) es posible describir el modo en que los acontecimientos históricos influyen en la biografía de las personas y los sucesos del momento marcan la vida de la gente. - Sigrid Löffler

Natascha Wodin nació en la localidad bávara de Fürth en 1945; sus padres eran en ese momento trabajadores forzosos. Criada en los denominados campos DP para personas desplazadas, se educó en un hogar católico femenino tras la temprana muerte de su madre. Después trabajaría de operadora telefónica y estenógrafa hasta que a principios de la década de 1970 inició estudios de traducción. Empezó su carrera traduciendo al alemán literatura rusa y trabajó una temporada en Moscú. En 1981 arrancó su carrera literaria, por la que ha recibido numerosos reconocimientos. Estuvo casado con el novelista Wolfgang Hilbig, experiencia que narra en su gran obra: "Nachtgeschwister". Vive entre Berlín y Mecklemburgo.

Rowohlt Verlag GmbH (Alemania)

Contacto: Gertje Maass

Tel: +49 40 72 72 222

gertje.maass@rowohlt.de

www.rowohlt.de/foreign

Applications should be made to the Goethe-Institut in your country.

For further information, please see our page on translation funding.