Los muertos

Aquí está de nuevo el superventas Christian Kracht con un relato gótico sobre una conspiración global, que es a la vez un canto al poder del cine.

Berlín, poco después de 1930. El aclamado cineasta suizo Emil Nägeli recibe una oferta de mucho dinero a cambio de viajar a Japón y hacer una película monumental que deje claro la hegemonía alemana en el campo del cine. Pero, en conciliábulo con los críticos de cine judíos Lotte Eisner y Siegfried Kracauer, lo que pretende realmente es «timar al Reich a lo grande» y entregar una exhibición monumental y alegórica sobre el horror. En Japón, mientras tanto, Masahiko Amakasu, ministro y germanófilo, quiere allí a algún cineasta alemán para contrarrestar la influencia de Hollywood y crear un «eje del séptimo arte».

Nägeli y Amakasu comparten similares experiencias infantiles tormentosas y se diría que son almas gemelas. Al reunirse en Tokio, Nägeli elige a su sosias japonés para que sea la estrella de la película itinerante, que aún no tiene guión. Intervendrán también Ida, actriz y prometida de Nägeli, y Charlie Chaplin, que casualmente está en Japón en ese momento. Nägeli exhibe en Suiza su obra ya acabada, pero con poco éxito: no es una película de propaganda, como quería el gobierno, ni tampoco de horror, sino un documento impresionista de sus viajes. Regresa entonces a la grisura de la vida burguesa y su obra cae en el olvido. Amakasu e Ida, por su parte, se embarcan rumbo a los Estados Unidos con Chaplin. Pero, nada más pisar Los Ángeles, Ida ve deshacerse sus esperanzas de una carrera en Hollywood; tampoco a ella le espera un final feliz.

Ambientada en la historia del cine y el auge de los totalitarismos, la novela examina el futuro eje político que iba a establecerse entre Alemania y Japón, contemplándolo desde el punto de vista de dos personas obsesionadas con el potencial del cine moderno. Allí donde Nägeli ve capacidad subversiva en la forma de arte que ha elegido, Amakasu se interesa ante todo por su poder propagandístico. Hay un tema al que siempre vuelve Kracht, que ya lo trató en "Imperium", su anterior gran éxito de ventas: la capacidad, o incapacidad, del cine para prefigurar, registrar o, incluso, sobrepasar la realidad.

Kracht despliega escenas vistas a través de la cámara, convirtiéndonos así en observadores por dos veces. El lector se ve ante la cuestión de la relación entre cine y realidad, deseo sexual y voyeurismo, y también ante la violencia, tanto personal como (geo)política. Kracht escribe con un estilo intenso, contundente y, en ocasiones, romántico. Su inclinación por el lenguaje anticuado ha dividido a la crítica, dando pie a comparaciones con Thomas Mann. "Los muertos" es un ejemplo eminente de la ambición de Kracht y su estilo intransferible.

Christian Kracht es un novelista suizo con obras traducidas a veintisiete idiomas. Entre sus novelas anteriores están "Faserland", "1979", y "Ich werde hier sein im Sonnenschein und im Schatten". Su última novela, "Imperium", recibió el premio literario Wilhelm Raabe de 2012 y se colocó entre las diez mejores obras de 2015 según Publishers Weekly. "Die Toten" ha ganado el Premio Suizo del Libro de 2016 Kracht vive en Los Ángeles.

Previous Works

Imperium (2015), Ich werde hier sein im Sonnenschein und im Schatten (2008), 1979 (2001), Faserland (1995)

The Wylie Agency (UK) Ltd

Contacto: Charles Buchan

Tel.: +44 20 79 08 59 00

cbuchan@wylieagency.co.uk

www.wylieagency.com

Pro Helvetia covers up to 100% of the effective translation costs for literary works by Swiss authors.

Kracht mezcla con mano maestra historia y ficción.

Die Zeit
,

Un placer.

Spiegel Online