La chica de los albaricoques

Elisabetta lleva toda la vida viviendo en la misma casa de Viena. Una vez al año hace mermelada con los albaricoques de sus árboles del jardín, en un ritual que refuerza los vínculos de la mujer con su pasado. Es la única superviviente de una familia judía. Los nazis deportaron a sus padres y hermanas cuando tenía once años. En compañía de los fantasmas de sus hermanas, Elisabetta se ve asediada por recuerdos de su feliz infancia. Más tarde también la marcó otra tragedia: la hija de Elisabetta, su marido y la hija de ambos, Rahel, murieron en un incendio provocado por neonazis.

Pero Pola, una joven bailarina, se traslada a casa de Elisabetta, lo cual cambiará la vida de esta mujer recluida según vaya surgiendo entre ambas, pese a lo embarazoso de los primeros momentos, una amable relación de compañerismo. También descubrirán poco a poco que entre sí tienen más que ver de lo que parece. Pola conoció a Rahel, la nieta de Elisabetta, siendo las dos niñas, y la estrecha amistad que mantuvieron fue decisiva para ella: entre Pola y Rahel se creo un vínculo simpar. Cuando el hermano de Pola se unió a un grupo de neonazis y se enteró de que la amiga de su hermana era judía, el hecho tuvo consecuencias graves. Antes de que Pola y Rahel puedan hacer las paces con el pasado, será necesario sacar a la luz conflictos y secretos de familia.

Elisabetta es una narradora poco habitual: una anciana desagradable y enojada, obsesionada con los albaricoques y en comunicación constante con fantasmas. Es una voz narrativa notable y original. Pero Pola, a su vez, es otro personaje inolvidable. Su relación con Rahel, bellamente contada, es un ejemplo de la pasión tan envolvente que las amistades femeninas son capaces de inspirar.

Una novela sobre mujeres y las relaciones que traban entre ellas: la cercanía de Elisabetta respecto a las hermanas muertas que la acompañan y la amistad de Pola con Rahel describen a ambas mujeres mejor que sus relaciones sentimentales con los hombres. Tras su gran éxito en la literatura juvenil, Beate Teresa Hanika nos ofrece en esta su primera novela para adultos un relato, conmovedor y trágico, sobre la vida y la amistad en el que se esfuerza por escapar a todos los estereotipos relativos al Holocausto y sus secuelas. Escritas con elegancia, capacidad evocativa y energía, sus oscuras y extraordinarias páginas nos recuerdan a superéxitos como "El sabor de las pepitas de manzana" de Hagena y "El País Antiguo" de Dörte Hansen, o también a la saga napolitana de Elena Ferrante.

Verlagsgruppe Random House (Alemania)
Contacto: Gesche Wendebourg
gesche.wendebourg@randomhouse.de
www.randomhouse.de

 

Derechos de traducción vendidos para: Holanda (Cargo/De Bezige Bij), España (Suma/PRH)

Applications should be made to the Goethe-Institut in your country.